PROYECTOS

apadrina una familia

 

Actualmente la Fundación Alberto y Elena Cortina atiende a 379 personas, (127 familias) a través del Proyecto Comedor Invisible. A estas personas hay que añadir los beneficiados por las colaboraciones especiales.

Las familias atendidas residen en los distritos de Chamartín, Salamanca y Retiro. Todas ellas, vienen derivadas por los Servicios Sociales del Excmo. Ayuntamiento de Madrid.

 

Colaboradores especiales:

  • Juan Manuel Soto.
  • Teresa Cabrera-Kábana.

 

Nuestro Compromiso:

Garantizar la alimentación de estas familias hasta que Servicios Sociales nos comunique el cambio y mejora de la situación de alguna de ellas...

 

 

Nuestro Objetivo:

Solo en Madrid existen más de 23.000 familias que encajarían en el perfil de Comedor Invisible.

Incrementar el número de familias atendidas a través del programa .Una persona puede colaborar ayudando a un solo beneficiario y con la suma de ellos podemos conformar la ayudar a una familia de varios miembros.

 

Como funciona:

  • Nosotros identificamos y realizamos el seguimiento de las familias.
  • Definimos los miembros que la componen y costes.
  • te comprometes a la atención de esa familia, o una persona, durante al menos un año.
  • Mensualmente y sistemáticamente, el centro comercial enviara la cesta de la compra a la familia que has apadrinado, y ellos te facturarán a ti directamente el importe de la compra, sin que la Fundación intervenga en el proceso. La Fundación Alberto y Elena Cortina se ocupará de la detección y seguimiento de las familias y de que se lleve el proyecto a cabo correctamente.

 

 

Cuánto cuesta colaborar

120€, por persona y mes, garantiza una cesta completa y suficiente.

1.440€ al año, garantizan la atención de una persona a lo largo de dicho periodo.

 

 

Como colaborar:

Contactando directamente con nuestra Fundación.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Tfno. 00 34 618 539 263

 

 

 

 

La fundación ha iniciado en el año 2013 un programa de atención a mujeres en situación de riesgo de exclusión social. Mediante un convenio con la Dirección General de Inmigración. Se establece un protocolo de atención a mujeres solas, desahuciadas de sus hogares y en muchos casos con niños a su cargo.

En este programa de intervención, la fundación ofrece a las mujeres, alojamiento, formación y asesoramiento.

 

Desde el mes de Enero hasta Diciembre del 2011, la Fundación Alberto y Elena Cortina ha llevado a cabo las siguientes acciones y proyectos en Haití:

Entrega de Alimentos Campamento de Tabarré Este campamento, como otros muchos en Haití, se originó de forma espontánea entre los habitantes de Puerto Príncipe, la destruida capital de Haití. Este campamento está situado en el barrio de Tabarré, sobre un solar propiedad de la Congregación de los Hermanos Paules, compuesto por 1.200 personas, de las cuáles, más de 400 son niños. La Fundación Alberto y Elena Cortina, ha entregado durante el año 2011 alimentación para todo el campamento, la mayoría de estas familias no cuentan con ningún ingreso económico. En este campamento, existe un Comité, quien ayuda a las Hermanas de la Misericordia que están al frente de nuestros proyectos en la elaboración del censo, así como en el reparto de los alimentos, reparto que se lleva a cabo de forma proporcional al número de miembros que conforman las familias.

También en el año 2011 se ha procedido a la compra e instalación de una depuradora de agua, con una capacidad de suministrar 10.000 galones al día y que da servicio a más de 6.000 beneficiarios. Se ha establecido una cuota simbólica de pago de agua, para que de esta manera, los beneficiarios den el valor que este servicio tiene, y además estas pequeñas cuotas económicas se utilizan para el mantenimiento de la planta.

Mantenimiento de las Casas Prefabricadas del Campamento En este campamento se construyeron en el año 2010, 65 viviendas prefabricadas que durante este año 2011 se han pintado tras darles una imprimación anti-humedad y anti-xilófagos (termitas y otros insectos).

Mantenimiento del Centro de Día de Ancianos de Tabarré y Entrega de Alimentos a Sus Familiares en Navidad. Con capacidad para 50 plazas, dirigido a uno de los sectores más desfavorecidos del conjunto de la población haitiana afectada por el desastre: los ancianos. El centro ofrece alimentación, terapia ocupacional, actividades lúdicas, servicios de aseo e higiene, sala de juegos y entretenimientos, apoyo social y psicológico, y charlas y talleres desarrollados por personal voluntario de la propia comunidad. En estas pasadas Navidades, también se les hizo entrega a los abuelos de alimentación para sus familias, ya que durante esos días, ellos no asistían al centro y pensamos que sus familias, en esos momentos tan especiales, pudieran de disponer de alimentación.

Programa de Apoyo Nutricional y Escolar, La Merienda. En el mismo edificio del Centro de Día para ancianos, por la tarde se lleva a cabo este proyecto de apoyo escolar y nutricional para los niños del campamento de Tabarré, denominado “La Merienda”, que aúna refuerzo alimentario infantil con merienda-cena, clases particulares y juegos, disfrute de una ludoteca, y actividades de ocio saludable. Esta actividad beneficia a unos 30 niños y niñas de las familias del campamento, y tiene lugar en el edificio del centro de día, cuando se van las personas mayores. El programa se desarrolla diariamente al terminar el horario escolar hasta el anochecer, y además de beneficiar el crecimiento, salud, y la educación de los niños, evita las situaciones de riesgo social y físico que les supone estar en la calle. Reciben la atención médica que necesitan (sobre todo curas a sus heridas) se les ducha y se les proporciona ropa si es necesario y se les ofrece la merienda, apoyo escolar y juegos lúdicos.

Proyecto Agrario de Promoción de Economía Familiar y Seguridad Alimentaria. Basado en micro-emprendimientos ganaderos. Este proyecto se lleva a cabo en la localidad de Fond Parisien, situada en el oeste de Haití, a unos 40 km. de la capital y a unos 17 de la frontera con República Dominicana. Fond Parisien se encuentra en una zona rural muy pobre, de escaso desarrollo, en la que la población posee muy pocos medios de vida y carece de todo tipo de recursos y servicios sociales. Las infraestructuras son muy precarias y no hay ningún tipo de industria ni otra actividad económica que no sea la agricultura, pero la mayor parte de la tierra, al igual que en el resto del país, está en poder de la oligarquía haitiana. Fond Parisien, fue afectada de forma importante por el terremoto de enero de 2010, desastre que se unió a las consecuencias de la acción del huracán Gustavo y la tormenta tropical Hanna en 2008, de cuya destrucción todavía no se había recuperado Fond Parisien cuando llegó el sismo. Además a el municipio se ha visto afectado en el último año por la importante llegada de población desplazada procedente de la capital Puerto Príncipe, duplicando su población con cientos de familias que lo perdieron todo a causa del terremoto y que han llegado a esta zona fronteriza, en un primer momento buscando atención médica o protección en la vecina la República Dominicana, y luego con la esperanza de emigrar, o pensando que al tratarse de una zona rural les sería más fácil el acceso a los alimentos y a los medios de vida. Fond Parisien duplicó su población en apenas unas semanas. El proyecto consiste en la entrega de 2 cabras por familia, a 500 familias, para el consumo familiar de leche, especialmente para los niños, y la venta de los excedentes en forma de derivados lácteos realizados por las mujeres, para ayudar a la economía familiar. Igualmente se facilitará la cobertura de las cabras para la crianza de más animales. Este proyecto beneficia directamente a más 20.000 personas.

Compra e Instalación de una Depuradora de Agua en Fond Parisienne. Este proyecto se completa con la instalación en Fond Parisien de una potablilizadora de agua con un caudal de producción de 2.000 galones/día, capaz de abastecer de agua de calidad a una población de 3.000 personas, que antes no tenían acceso al agua potable.